top of page

Reformar la Reforma

Ya se cumplieron más de 505 años de reforma cristiana.


“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Romanos‬ ‭12‬:‭2‬ ‭RVR1960‬‬


Una Palabra que Reforma


Ya se cumplieron más de 505 años de reforma cristiana. Cuando Martin Lutero leyó y entendió bien la Palabra hubo un click en su mente que lo llevó a escribir las 95 tesis en contra de la religión reinante; una de ella denunciando las famosas indulgencias que iban en contra de lo que Dios dice en Su Palabra. Pero Martín entendió quién era él, comprendió que su identidad provenía de Dios y cuál era el propósito de él para el tiempo en que vivió. La reforma solo es posible sabiendo quienes somos (identidad en Cristo Jesús) y para qué somos (propósito, de Cristo en nuestras vidas). ¿Dónde encontramos esas verdades? En la Palabra de Dios, la Biblia. Y en este momento una Biblia está al alcance de todos, en papel, en el teléfono, en diferentes idiomas, ¡incluso gratis! Pero cabe preguntarnos qué si esa Palabra está hoy al alcance de todos ¿por qué no hemos reformado nuestra forma de pensar? ¿será que estamos amoldados a la forma de pensar de este mundo? “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Romanos‬ ‭12‬:‭2‬ ‭RVR1960‬‬ La única razón para no vivir en esas verdades es que no busquemos esa verdad en su palabra, y que no las obedezcamos, y que nuestra forma de pensar vaya más acorde a lo que el mundo dictamina que a lo que Dios dice. No hay manera de vivir la palabra de Dios si no nos alimentamos de la palabra de Dios. Y somos más sensibles a su voz cuánto más lo buscamos, y así reconocemos su voz. Al reconocer su voz es cuando podemos seguir sus instrucciones y vivir lo que él nos pide, o incluso dejar que él haga vida su palabra a través de nosotros incluso sin darnos cuenta de ello. Legalismo es tratar de vivir cumpliendo la palabra sin vivirla, enseñarla sin practicarla. En cambio el Amor es vivir haciéndola, dejando que él lo haga en nosotros su voluntad la cual es buena, agradable y perfecta y esta Voluntad de él en nuestras vidas nos transforma. Escrito por Víctor Preza basado en la prédica del día 06/11/2022

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page